09:59h. Sábado, 21 de Abril de 2018

La otra sociedad económica

Columna de Francisco Montoro

En 1999 publicamos un libro sobre la historia de la Sociedad Económica de Amigos del País de Vélez-Málaga, institución ilustrada que se fundó en el siglo XVIII, y que fue la primera de su tipo en la provincia de Málaga, la sexta en Andalucía y la trigésimo octava del centenar que llegó a existir en toda España.    

Pero, para nuestra sorpresa, hemos descubierto que en Vélez-Málaga hubo dos sociedades económicas. Una la tradicional, y que nosotros estudiamos en su día -la Sociedad Económica de Amigos del País (llamada oficialmente Sociedad Patriótica de Vélez-Málaga- y otra, la llamada Asociación de Adictos a la Madre Patria (también nominada Patriótica de Vélez-Málaga). 

La primera, como dijimos y publicamos, se crea a finales del siglo XVIII, en 1782, y la otra, que aparece durante el Trienio Liberal (1820-1822), no fue admitida por Al ayuntamiento -por lo que funcionó ‘por libre’- llamándose, primeramente, Asociación de Adictos a la Madre Patria y, posteriormente, Confederación Patriótica Cons­- titucional de Vélez-Málaga. A esta segunda es a la que nos vamos a referir ahora, dado que es una gran desconocida.     

En la primavera de 1820, y como alternativa a la Sociedad tradicional, el 28 de abril el Ayuntamiento recibe un oficio firmado por el comandante de las armas -teniente coronel Ildefonso Nieto- en nombre de una ‘Asociación de Adictos a la Madre Patria’, con sus cargos recién nombrados y que solicitaba apoyo a la municipalidad. Al parecer, el día anterior, el 27, a las 9 de la noche se habían reunido un grupo de veleños y nombrado por junta de gobierno a un presidente, un vicepresidente, un secretario y un vicesecretario: “...Nombrados por presidente al mismo señor don Ildefonso Nieto, comandante de las armas de esta ciudad, por vicepresidente a Fray Martín de Reyna, prior del Convento Hospital de San Juan de Dios, por secretario don Gaspar Baeza, cabo principal del Resguardo, y por subsecretario a don Manuel Castañeira, oficial primero de rentas estancadas...”. El ayuntamiento toma partido en la situación y acuerda que no puede reconocer otra sociedad patriótica que no sea la de Amigos del País que se creó en 1783 y que fuese mandada restablecer por las Cortes de Cádiz el 8 de junio de 1813.

Estos nuevos ‘patriotas’ alternativos no cejan en su empeño. Sin apoyo municipal siguen adelante. Al poco cambian de nombre y de presidente y comienzan a funcionar como Confederación Patriótica Constitucional de Vélez-Málaga. El nuevo presidente es don Pedro Antonio Macía, editor, y en gran parte autor del periódico El liberal moderado, uno de los 680 periódicos de este periodo que se publican en España.

La Confederación..., como tantas otras sociedades de su tipo, celebró la jura del Rey en las Cortes, de lo que da cuenta el diario madrileño Miscelánea de comercio, política y literatura, uno de los diarios contrarrevolucionarios más im­por­tantes del país, que llegó a tirar de ocho a diez mil ejemplares.

El 26 de agosto de 1820, esta Confederación veleña dirigió un escrito a las Cortes quejándose del Ayuntamiento veleño porque había tomado partido por los Amigos del País. El profesor Gil Novales nos descubrió recientemente que dicho escrito coincide casi literalmente con el que hace la Sociedad Patriótica de Tortosa, de donde cabe deducir que tuvieron una fuente común.    
A finales del verano de 1820 corre por la ciudad un escrito que se distribuye gratis, firmado por M.G. titulado Asamblea. Las brujas de Vélez-Málaga. En él se ataca a los miembros de la Confederación Patriótica utilizando términos como “zánganos”, “señoritos holgazanes...”, y que cuanto se ha escrito por los confederados debe mirarse como “parto de la imprudencia de cuatro atolondrados...”.

Corren por la provincia de Málaga versos irónicos que tratan de desprestigiar a los miembros confederados, tanto de Málaga como de Vélez-Málaga:  “...Para ser confederado / qué debo necesitar? / Casi nada, renegar / de Dios y lo más sagrado, / haber sido afrancesado, / ser sedicioso insolente, / ser proscrito infamemente / y, teniendo todo esto, / puede tener cualquier puesto, / incluso el de Presidente.

Desconocemos cuándo deja de existir la Confederación Patriótica de Vélez-Málaga. Posiblemente, al igual que la Patriótica de Amigos del País languideciera y no alcanzara el final del Trienio. Su presidente, Pedro Antonio Macía, hace distintos intentos de entrar en el Ayuntamiento como alcalde, cosa que consigue en el tramo final del Trienio...