23:25h. Miércoles, 16 de Agosto de 2017

REPORTAJE

Licencia para edificar, licencia irregular

En la Axarquia, como en otras zo­nas de Málaga, un problema de len­ta solución es la regularización del ur­banismo. Más concretamente, de aquellas viviendas  construidas sin sa­berlo en suelo no urbanizable. Tan­to el Gobierno central, como la Jun­ta de Andalucía y los diferentes corporaciones locales no se ponen de acuerdo para regularizar la situación y, lo que es peor, los propietarios siguen a la espera de que esto se regularice. 

Mario Blancke, alcalde de Alcaucín, y Philip Smalley, presidente de SOHA.
Mario Blancke, alcalde de Alcaucín, y Philip Smalley, presidente de SOHA.

El problema es complejo, como afir­maba hace unos días el portavoz de SOHA. Si algo caracteriza a esta comarca es que montes y valles están salpicados de edificaciones que, en principio, cumplen con to­dos los requisitos legales pero que sin embargo sostienen una irregularidad que puede llegar a destruir la vivienda y -lo que es más duro- la vida de sus propietarios. 
     En Andalucía existen entre trescientas y trescientas cincuenta mil viviendas en esta situación irregular. Pero, ¿quién tiene la culpa? ¿Los políticos, los propietarios, las promotoras, los abogados…, o no se debe buscar culpables? Como afirma el portavoz de SOHA: es cierto que cuando uno corta de raíz a la primera sirve de ejemplo para las demás, y esto es lo que ha fallado en el sistema. No ha existido un control ni un valor de parar los pies a este urbanismo salvaje. Era una época donde entraba mucho dinero, todos se beneficiaban, se ha querido resolver un problema de paro en el campo mirando a otro lado, pero lo que no puede ser es que por mirar a otro lado se culpe a los propietarios del resultado.
     El papel de SOHA (Salvar nuestras casas de la Axarquia) es principalmente de defensa de los intereses de los propietarios. Esta asociación lleva más de 10 años luchando para que se regularicen las viviendas y parcelaciones de sus socios y allegados y es, junto con la de Al­mería AUAN (Abusos Urbanísticos Almanzora-NO), las únicas que pide ciertos requisitos a los socios, como, por ejemplo, que haya cumplido con la obligación de pedir  y/o tener, la licencia de obra, de edificación, escrituras..., mientras que otras asociaciones han ido creciendo en esa irregularidad admitida a lo largo de Andalucía.
     En el caso de Andalucía no se libra nadie. Las autoridades, que a sabiendas de este problema seguían pidiendo los impuestos para llenar sus arcas, prometían el oro y el moro para hacer caso omiso y seguir especulando con el suelo, mientras el propietario seguía siendo el más perjudicado. 
     SOHA lleva luchando más de diez años para encontrar soluciones a esta situación. El trabajo de SOHA consiste en luchar todos juntos. La asociación se creó para defender los derechos de los propietarios de la vivienda que no quieren estar  ilegales, puesto que tienen todos los permisos que se pueden exigir. Desde sus inicios lucha por ello. Es en 2014 cuando empiezan a ver sus frutos, pero ha sido en julio de este año cuando sus plegarias fueron escuchadas y que han servido para modificar esa irregularidad con la declaración de Asimilados Fuera de Ordenación. “Es sólo un reconocimiento de la casa, no es una legalización”, afirma el portavoz de SOHA. “Seguimos buscando una solución que pueda legalizar las casas. Los afectados siguieron los requisitos que manda la ley para la compra, construcción  de una vivienda o a través de promotores inmobiliarios, sin embargo los afectados son declarados irregulares cuando, realmente, no han hecho nada mal”, concluye.