10:57h. Lunes, 26 de agosto de 2019

GENA Vélez- Málaga celebra su 34º cumpleaños y el día mundial del medio ambiente

Tras 34 años de andadura del Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía, esta asociación vuelve a celebrar no sólo el Día Mundial del Medio Ambiente, sino también su constancia a lo largo de 34 años, haciendo estudios y propuestas sobre la naturaleza y el medio ambiente de esta comarca.

Tras 34 años de andadura del Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía, esta asociación vuelve a celebrar no sólo el Día Mundial del Medio Ambiente, sino también su constancia a lo largo de 34 años, haciendo estudios y propuestas sobre la naturaleza y el medio ambiente de esta comarca. Los actos de celebración de este cumpleaños aún no están programados, pero, un año más, queremos mostrar nuestras máximas preocupaciones ambientales sobre las que actualmente estamos trabajando:

1.- La desnaturalización del litoral. Desde la irrupción del turismo en la Axarquía, en su más agresiva versión (construcción de apartamentos en primera línea de playa), esta asoción constata un alta degradación de los ecosistemas litorales, cuya mercantilización y tematización, han sido duramente artificializados, hasta convertirlos en balnearios estériles y parques temáticos. Es nuestra aspiración restablecer algunos ecosistemas como son los cordones dunares, con su vegetación y microfauna, sin que ello perjudique para nada la actividad turística.

2.- El colapso hídrico de la Axarquía. Nuestra asociación celebra que la Axarquía retome la actividad agrícola, que estaba en franca decadencia en gran parte del territorio, con excepción del sector del olivar, que se iba manteniendo. Ahora son los subtropicales los que están dando muy buenos rendimientos y eso siempre es de celebrar. Pero la comarca de la Axarquía tiene recursos hídricos limitados. El Plan Guaro se diseñó para 8.900 hectáreas de riego, y sin embargo ya estamos en las 14.000 hectáreas. Este ritmo de crecimiento es totalmente insostenible y no caben soluciones conflictivas como los trasvases, teniendo en cuenta su alto coste económico, ambiental y social.

3.- El abandono o tematización de espacios naturales. Nuestra comarca goza de tres espacios naturales protegidos: el Parque Natural de Tejeda y Almijara, el Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo y el Humedal del Delta del río Vélez. Estos espacios cumplen su función de preservar ecosistemas y su fauna y flora, que de otra manera hubieran desaparecido ya. Pero la gestión de estos espacios es mejorable. Por poner algunos casos señalamos, la conversión del río Chíllar (Sierra de Almijara) en un Aquapark; el tratamiento de playas del paraje de los Acantilados de Maro, como El Cañuelo, como si fuera una playa urbana, con limpieza mediante rastrillado con maquinaria pesada, algo que atenta a un ecosistema protegido en su PORN. La conversión del Delta del Río Vélez en un parque para perros, por la construcción de una playa de perros junto a la desembocadura, no respetando las exigencias de silencio y ausencia de ladridos en una zona tan delicada.

4.- Los vertidos hacia el mar. Todos los municipos del litoral vierten aguas residuales al mar de Alborán, el de Nerja sin depuración previa por falta de EDAR, los restantes con un tratamiento exclusivamente secundario, aunque reduce gran parte de la carga orgánica y por tanto de microbios fecales, no impiden liberar gran cantidad de microplásticos que van a parar al estómago de los peces, sustancias orgánicas derivadas del petróleo (disruptores endocrinos), metales pesados (se acumulan los peces más grandes) y otros microcontaminantes. Es imperioso mejorar los sistemas de depuración antes de utilizar el mar como un vertedero.