10:51h. Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Antonio Souviron: “Después de 10 años seguimos sin PGOU que posibilite un mayor desarrollo económico y la generación de empleo”

Antonio Sou­viron fue alcalde de Vélez-Málaga desde 1996 hasta 2007. Es licenciado y doctorado en la Facultad de Medicina de Málaga, y actualmente  director del Máster de Posgrado en Medicina Genómica en EADE Universidad.

Antonio Souviron Rodríguez
Antonio Souviron Rodríguez

Pregunta.- Si hay una cosa que se le reconoce a Antonio Souvirón es ese conocimiento del municipio de Vélez-Málaga, sus vecinos y sus necesidades. ¿A qué cree usted que es debido este reconocimiento?

Respuesta.- En el año 1979 vine a trabajar de médico a Torre del Mar. Éramos tres médicos y un pediatra para todo el litoral veleño. Luego estuve de médico en Vélez y en los núcleos de interior. Esto me dio un conocimiento muy grande de Vélez. 

» Antes de entrar en el Ayuntamiento, conocía ya muy bien a la población del municipio, una cosa que no era frecuente. Lo normal era que los de Vélez conociera a los de Vélez, los de Triana a los de Triana, etc. Me pateé todos los pueblos y hablé con mucha gente durante todos esos años. Por eso veía una separación entre los pueblos y que la mejora de las infraestructuras podían paliarla, y construir una ciudad potente que permitiera tener servicios públicos y privados de calidad. 

P.- ¿Cuál se puede decir que fue uno de sus grandes logros?

R.- Cuando llegué a la Alcaldía de Vélez-Málaga, no había un proyecto de ciudad. Había muchos núcleos buscando su propia identidad pero no vertebrados en un proyecto común. Yo quería unir todo esto, respetando la identidad de cada uno pero en un proyecto común. 

» La unión hace la fuerza; eso lo tenía claro. Y sabía que se conseguiría a través de infraestructuras de comunicación. Había que comunicar todos los núcleos que formaban el municipio para hacer esa ciudad. Por eso trabajamos en la avenida que une Vélez con Torre del Mar, que vinieron los Reyes a inaugurar, y la inauguración también del tramo de la A-7, que ha unido y estructurado el municipio de este a oeste, con el resto de pueblos.

P.- Eso era entonces. ¿Cómo ve a Vélez n la actualidad?

R.- Creo que falta un proyecto de ciudad que devuelva la ilusión y cree ese sentimiento de unidad y de ciudad. Vélez-Málaga ha perdido muchos años. Diez años después, veo que aquí no hay un proyecto de ciudad que ilusione. Se sueltan ideas y ocurrencias para salir del paso, como cuestiones de maquillaje, pero no existe una idea como plan de trabajo y de futuro para los próximos 20 años.

P.- No será tan grave.

R.- Mire, a mí me duele ver que Vélez-Málaga está pasando unos años muy difíciles en los que hay que comprometerse. Han pasado diez años y hay una atonía total, y si la gente no se compromete, volveremos dentro de diez años y todo seguirá igual. 

P.- Entonces, desde su punto de vista, ¿qué cree que le hace falta al municipio?

R.- Vélez-Málaga debería te­ner un proyecto que ilusione y una a los veleños de todo el término municipal, que respete la personalidad de cada uno. Debe saber liderar la comarca de la Axarquía. Igual que los 31 municipios aportan un valor indiscutible a la comarca, estos deben sentir que Vélez-Málaga les aporta un valor a todos ellos. 

» Si Vélez-Málaga quiere liderar ese proyecto que una y que les ilusione, no sólo debe vertebrar, sino que debe saber liderar el conjunto de la Costa del Sol Oriental para jugar un papel relevante en la Costa del Sol y reequilibre el desarrollo con respecto a la Costa del Sol Occidental.

P.- Por concretar, ¿qué necesitaríamos para mejorar como fuerza económica en la provincia?

R.- La Axarquía tiene que apostar por algo más que por el turismo. Aunque es muy potente, le faltan hoteles, al menos alguno de cinco estrellas, y equipamientos de ocio. La agricultura, por otro lado, es un valor sólido, pero hay que sacarle más rentabilidad. Esto se puede hacer en un parque Tecnoalimentario especializado, que apueste por una I+D+I en las áreas de transformación y comercialización. Existe una falta de diversificación económica, que hoy en día aporta un tipo de empleo muy coyuntural y dependiente del turismo y la agricultura. El sector industrial está muy poco desarrollado. Poner en marcha este sector diversificaría las oportunidades en el empleo con la atracción de inversiones.

P.- ¿Qué impide ese desarrollo industrial?

R.- Vélez-Málaga tiene un problema de infraestructuras. Diez años después, Vélez todavía no tiene un Plan General de Ordenación Urbana que ordene el territorio. El que tiene es el de 1987, y a este sólo se le han puesto parches. El Plan de Ordenación posibilitaría que se den las condiciones necesarias para el desarrollo de las infraestructuras y equipamientos, y para que empresas puedan venir a invertir. 

» Yo no digo cómo tiene que ser, porque creo que un Plan General debe ser un pacto por el territorio de los principales agentes, incluidos los ciudadanos, por supuesto, y que marque el papel que quiere jugar Vélez-Málaga en la Costa del Sol.

P.- ¿Qué otras medidas serían necesarias en Vélez-Málaga en el corto plazo?

R.- Bajar los impuestos sería fundamental. El Ayuntamiento lo que ha hecho en todo este tiempo es aumentar los ingresos, pero no mejorar ni en servicios ni en infraestructuras. Tenemos menos y peores. Lo que hacen ahora es jugar con las subvenciones, pero no bajan los impuestos. Y hay margen.

P.- Usted que fue alcalde con el PSOE, ¿cómo ve al partido que gobierna actualmente en Vélez?

R.- El gran drama del PSOE es la estructura clientelar en la que se basa. No sólo aquí, en toda Andalucía. No es posible estar en el PSOE si quieres trabajar, porque te vuelves incómodo. 

» Hay dos tipos de políticos. El político mayordomo y el político gestor. El político gestor es problemático para los partidos, porque hacer cosas, pone de manifiesto que existen necesidades, y esto no les gusta. Los partidos quieren gente sumisa y que diga sí a todo: mayordomos.