Buscar
06:32h. martes, 22 de junio de 2021

La SAC y GENA celebran el Día del Medio Ambiente con una marcha por el entorno del Río Vélez

En el punto de partida, situado en las cercanías del antiguo viaducto sobre el río Vélez en Torre del Mar, se juntaron unas 50 personas, a pesar de las amenazas de lluvia que, finalmente, no se produjeron

En conmemoración del día 5 de junio, considerado por la ONU como Día Mundial del Medio Ambiente, la Sociedad de Amigos de la Cultura de Vélez-Málaga (SAC), junto al Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción) realizaron una actividad programada, consistente en recorrer los hitos arqueológicos fenicios que rodean al Delta del Río Vélez, con el fin de contemplar "el magnífico escenario paisajístico de las huertas del Delta, amenazadas por el proyecto, recientemente aprobado por el Ayuntamiento de Vélez-Málaga, de crear una macrourbanización, heredera del antiguo proyecto inmobiliario llamado Playa Fenicia”. 

El coordinador de GENA-Ecologistas en Acción explicó a los asistentes que se trataba de una marcha reivindicativa, en la que se pretendía mostrar un rechazo total y sin paliativos al mencionado proyecto urbanístico en tierras de Larios, que destruiría el paisaje agrario, hoy protegido, del Delta del Río Vélez, y reivindicar el proyecto, elaborado en 1996 por esta asociación, publicada por el Ayuntamiento de Vélez por iniciativa de su alcalde, entonces Antonio Souvirón, altamente valorado por el Delegado de Medio Ambiente de Málaga, Ignacio Trillo y por el entonces consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, consistente en acotar todo el delta y sus alrededores para crear un Parque Natural y Arqueológico del Bajo Vélez, protegiendo completamente el Delta del río Vélez, el Peñón de Almayate (actualmente hito paisajístico) y exhumar la enorme riqueza de restos fenicios que se encuentran enterrados tras la investigación realizada hace unos decenios.

El primer hito arqueológico que se visitó fue el Cerro del Mar, sede de la antigua Maenoba, luego, tras cruzar el río Vélez por el puente del tren, se visitó las ruinas de Toscanos, donde se explicó que lo que allí se muestra es menos del 5% de todo lo que hay enterrado. La marcha continuó hacia el Peñón de Almayate, donde todos constataron la merecida catalogación como “hito paisajístico” que le dio el POT de la Axarquía. Desde su cima, aprovechando el espléndido paisaje marítimo-terrestre, con el verdor de las huertas de lo que es un paisaje agrario singular (actualmente protegido), los asistentes "comprendieron el enorme desatino que supondrá la edificación, en este escenario, de la urbanización Playa Fenicia, con hoteles y además, su práctica destrucción al favorecer la entrada del mar hasta cerca de la carretera N-340, para que los dueños de los chalés puedan tener el puerto de su yate en su propia casa". Allí se explicaron las razones por las que este proyecto es meramente especulativo, solo "pretende conseguir la recalificación del suelo para revalorizarlo, porque el área es inundable tanto por tierra (río Vélez) como por mar (cambio climático, maremotos) y porque la condición para hacer chalés en ese lugar es que haya un número proporcional de camas de hotel, de lo que no hay seguridad alguna de lograrlo".

Tras disfrutar el paisaje de la Axarquía que se vislumbra en la cota más alta del Peñón, y ver los restos arqueológicos de la muralla fenicia del Cerro Alarcón,  los asistentes iniciaron el descenso, admirando las antiguas canteras de cantillo, y se volvió al punto de origen de la marcha, con gran satisfacción para todos.