Buscar
10:19h. lunes, 21 de septiembre de 2020

¿Son la máquinas de ozono un remedio contra el coronavirus?

Sin descartar, según algunos estudios, su posible eficacia contra algunos agentes infecciosos, el Ministerio de Sanidad no ha incluido el ozono en su lista oficial de virucidas.

Según la norma UNE-EN 14476, los virucidas incluidos en la lista oficial sí han demostrado su eficacia.

No obstante, no hay ningún problema legal para comprar o comercializar ozono, pues está permitido por el Ministerio "siempre que se respeten las medidas de seguridad correspondientes", aunque, de todas maneras, la evaluación que está llevando a cabo la Unión Europea determinará si puede seguir comercializándose o no.

Jesús Verduga, de la compañía Montañesa de Desinfección, denunció en la emisora Cope que “es totalmente falso que el ozono acabe con el COVID19, incluso la Asociación Internacional de empresas de ozono dicen que no está demostrado científicamente que el ozono sea eficaz contra el COVID19”.  

En cualquier caso, si alguién está pensando en utilizar el ozono como desinfectante, deberá atender las recomendaciones del Ministerio:

- No aplicar en presencia de personas.

- Los aplicadores deben contar con los equipos de protección adecuados.

- Al ser una sustancia química peligrosa, puede producir efectos adversos.

- En el inventario de clasificación de la ECHA (Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas) se notifica la clasificación de esta sustancia como peligrosa por vía respiratoria, irritación de piel y daño ocular.

- Se deberá ventilar adecuadamente el lugar desinfectado antes de su uso.

- Puede reaccionar con sustancias inflamables y puede producir reacciones químicas peligrosas al contacto con otros productos químicos.

- Desde Salud Pública recuerdan que los establecimientos deben realizar una limpieza exhaustiva con desinfectantes autorizados como la lejía o el alcohol.