Buscar
07:33h. sábado, 23 de octubre de 2021

El prestigioso cocinero Martín Berasategui se decanta por los vinos de Moclinejo

El chef Martín Berasategui Olazábal, un ocho estrellas Michelín, se decanta por los vinos de bodegas Dimobe, de Moclinejo. Zumbral y el vermú Ventura 27 son un ejemplo.

Martín Berasategui con una botella de vino de Moclinejo
Martín Berasategui con botellas de vino de Moclinejo

Martín Berasategui cuenta con numerosos premios, entre ellos el Premio Euskadi de Gastronomía al Mejor Cocinero de Euskadi en 1998, y el Tambor de Oro de San Sebastián en 2005. En 1996, creó una asociación empresarial, el Grupo Martín Berasategui, para hacerse cargo de restaurantes tales como el Bodegón Alejandro, el restaurante del Guggenheim de Bilbao o el Kursaal Martín Berasategui.

Bodega Antonio Muñoz Cabrera, Dimobe, es una bodega familiar fundada en 1927, dedicándose toda la familia a la viticultura y a la elaboración de vinos. Su fundador, Juan Muñoz Navarrete, comenzó la tradición con siete pequeñas botas de roble, haciéndose un nombre respetado en el mundo del vino dulce en la Axarquía malagueña. La saga ha continuado hasta nuestros días.

Para la elaboración del vino Zumbral se emplea la variedad Moscatel de Alejandría procedente de la Axarquía (zona oriental de Málaga) asoleada en las paseras de la zona. Su orografía es muy accidentada presentando grandes pendientes. Los suelos son de pizarra en descomposición. El clima es cálido y poco lluvioso.

En el vermú Ventura 27 se emplea la variedad Moscatel de Alejandría, procedente de la Axarquía, y la Pedro Ximén, de los Montes de Málaga.

La pizarra en descomposición es el tipo de suelo predominante en las dos zonas donde crecen las cepas y las uvas maduran para obtener una materia prima de extraordinaria calidad.

Este vermú artesano se elabora con métodos tradicionales, a partir de uvas seleccionadas y las mejores hierbas botánicas y especias. Mezclado según la fórmula original y de lenta maceración en nuestras bodegas situadas en la comarca de la Axarquía, para conseguir el equilibrio y la elegancia necesarios antes de liberarlos para su disfrute.