02:26h. Jueves, 16 de Agosto de 2018

La SAC reivindica la azucarera de Torre del Mar como centro de interpretación del azúcar

El pasado viernes 20 de abril, la Sociedad de Amigos de la Cultura de Vélez-Málaga (SAC), organizó un acto en la antigua azucarera de Torre del Mar en el que se presentó el libro Itinerario cultural del azúcar: del Mediterráneo al mundo atlántico, de Jesús González, y se reclamó que ésta acoja un centro de interpretación del azúcar.

Momento del acto
Momento del acto

En un acto al que acudieron varias decenas de personas, entre ellas la presidenta de la SAC, Pilar Pezzi, y el teniente alcalde de Caleta de Vélez, David Vilches, que excuso la ausencia de su homólogo de Torre del Mar, Jesús Atencia, el escritor, historiador y editor Jesús González desgranó los entresijos de su libro y defendió "la dulce razón" de conservar y potenciar el patrimonio industrial de los ingenios azucareros, una empresa de carácter internacional, al implicar no solo a Andalucía, sino a Canarias, el Caribe y las haciendas de Colombia y Cuba, con sus singulares modelos de producción.

El escritor plantea hacerlo "al modo británico, que sí tiene conservados los monumentales sistemas estructurales que soportaron el trabajo forzado en un Museo en Londres, recordando al medio millón de esclavos africanos que crearon tanta riqueza con un alimento tan valioso y considerado artículo de lujo en los cafés del XIX".

El presentador de la obra, Víctor Manuel Heredia, profesor de Historia Económica de la UMA, contó los avatares por los que ha pasado esta iniciativa desde hace 20 años, que comenzó con el curso “La economía malagueña en los siglos XIX-XX, nuevas líneas de investigación y una propuesta monográfica: El azúcar”, dirigido por el catedrático de Historia Económica de la Universidad de Málaga.

También se contó con la presencia de Rafael Jiménez, un antiguo trabajador de la fábrica que recordó cómo ésta dio trabajo a miles de personas de la Axarquía.

Con este y otros actos, la SAC advierte de que "continuaremos reclamando ese centro de interpretación del azúcar que Torre del Mar se merece, como origen de su riqueza y su forma de vida, aunque Jesús González nos mostró ayer que podemos ambicionar más, y que hay posibilidades de un museo con piezas originales que recupere el proceso productivo industrial del que fue pionera. En definitiva, solo queda que nuestros políticos, los responsables culturales, se crean de verdad el proyecto y le den impulso, colaboradores no faltarán".