jueves, 13 de junio de 2024 00:00h.

Amalia Jiménez: "Narro la realidad que vemos cada día en los sucesos, en las relaciones humanas"

Entrevista a la autora de La escalera (Como la vida)

PREGUNTA.- Su nueva novela La Escalera (Como la vida), es la cuarta que escribe en un periodo relativamente corto de tiempo. ¿Qué es lo que le motiva para ser tan prolija?

RESPUESTA- Escribir no es cuestión de hacerlo en más o menos tiempo. Escribir es inspiración, es creatividad, es tener algo que contar y ponerte a ello. Las historias surgen, los personajes quieren nacer…  Sentirse inspirado y creativo, a la hora de escribir, es la forma de que suceda sin importar en cuánto tiempo.

P.- Desde la Aventura de un co­mienzo, su primera novela, cuyo escenario es su pueblo natal, y es autobiográfica, inicia usted una trilogía con La sombra del pasado, Vidas malditas, y ahora La Escalera (Como la vida), cuya temática  común es ahondar en las debilidades humanas. Hábleme de ello.

R- No es una trilogía en cuanto a los personajes, pero sí lo es en cuanto a que todas ellas plasman el comportamiento humano. Expresan las diferentes formas de responder ante unas mismas circunstancias. Me gusta ahondar en esas formas de sentir del ser humano. Creo que las historias de otros pueden ser como libros de autoayuda, porque nos pueden abrir los ojos ante situaciones adversas.

P.- En La Escalera, usted caracteriza los perfiles de los personajes llevándoles a padecer situaciones graves de la vida; lo hace con realismo e incluso a tal extremo cómo si justificase la crueldad y la violencia del personaje antagonista. ¿Cuáles son las circunstancias sociales y psicológicas que les conducen a crear tales perfiles?
R- Narro la realidad que vemos cada día en los sucesos, en las relaciones humanas. Le doy forma con el objetivo de que el lector se vea reflejado en ese espejo, y se cuestione. Una persona es cruel cuando ha carecido de afectividad, o bien ha vivido y padecido la violencia. Desde esa perspectiva se justifica su actitud, porque la violencia y la crueldad casi siempre van en dos direcciones, aunque en una dirección sea más inhumana que en otra.  

P.- Otro tema a destacar son los escenarios que usted elige para desarrollar la trama de la novela, que siempre hay una migración y un cambio de vida. ¿Cuáles son las motivaciones para elegir esos escenarios?

R- Me gusta viajar. Visito páginas de lugares a los que me gustaría ir y voy también con la imaginación. Es interesante porque me saca de mi pequeño entorno, y aprendo la forma de ser de otros pueblos, sus maneras de ganarse el sustento, sus costumbres, sus paisajes. Elijo el lugar donde quiero que nazcan mis protagonistas y sus historias y dejo que todo fluya.

P.- Hábleme de la elección entre el fatalismo y libre albedrío en que se ven sometidos los personajes. 

R- Hay situaciones en la vida que parecen que están predeterminadas por el destino. Otras son consecuencias de nuestras decisiones. Los personajes reflejan dichas actitudes: elegir entre el fatalismo o el libre albedrío. Las determinadas por el fatalismo  podemos cambiarlas con nuestra firmeza. Las decisiones  erróneas cambian también nuestras vidas. Esta mezcla es muy interesante, apasionante diría yo. Todo es como una ruleta que gira sin saber dónde va a parar.

P.- ¿Qué le diría usted al nuevo lector para que lea sus novelas?

R- Que le gustará sus historias, porque son muy humanas, muy realistas. Le  ayudará  a ver claro situaciones de su vida, de las vidas de su entorno. La Escalera (como la vida) está cargada de perfiles psicológicos con los que se identificará y aprenderá. Les va a gustar esta nueva novela y eso les incitará a leer las anteriores.

P.- ¿Hay en proyecto otra nueva obra? 

R- Sí, estoy trabajando en un proyecto nuevo, que versará sobre la condena de la memoria.