Buscar
16:01h. martes, 13 de abril de 2021

La Navidad

Artículo de Francisco Montoro

Estamos a las puertas de la Navidad del 2020, el año más triste entre los que nos ha tocado vivir, con diferencia, a lo largo de nuestra vida. Un año trágico al que el maldito coronavirus nos hará recordar con dolor lo que nos reste de existencia.

Resulta muy curioso recordar, y comparar, estas navidades que nos llegan ahora con las que vivimos en nuestra niñez, allá por mediados del siglo pasado, el siglo XX.

Por aquella época, la vida en la capital de la Axarquía se desenvolvía acompasada de un cierto aire de conformismo donde aún no se percibían las ilusionantes esperanzas de los años sesenta. Era alcalde don Juan Barranquero Aponte, que había sucedido a don Eloy Téllez, y tenientes de alcalde Miguel Téllez Valverde, Ángel Maestre Daza, Antonio Piédrola Jiménez y Manuel Reyna Reiné. Ejercían de concejales ‘rasos’ Manuel Carmona Ruiz, Antonio Ruiz Gómez y José Acosta Reyes.

La vida religiosa, de gran incidencia en el conjunto del acontecer, tiene aún horario preconciliar. Misas diarias en San Juan Bautista a las 8 y a las 9 de la mañana. Por la tarde, Rosario a las 7,30. En San Francisco la misa era a las 8,30 y el rosario vespertino a igual hora que en San Juan. En Santa Rosalía, en la calle de la Coronada, solo había misa los miércoles, a las 8 de la mañana; y en la Villa, en la Iglesia de Santa María, se celebraba los domingos y festivos a las 9. La Adoración Nocturna, tiene una gran vitalidad, especialmente la Sección Adoradora Nuestra Señora de los Remedios en San Juan. Y en San Francisco, el uno de enero de l956, se inaugurará un Centro de  Juventud Franciscana.

Siete de las escuelas son parroquiales, y existen varias academias de segunda enseñanza. En la escuela graduada pública del paseo nuevo trabajan los maestros don Eloy Téllez (exalcalde),  don Eugenio Fernández, don Fermín...

En las escuelas de capuchinos, don Juan Herrera Alcausa... En la de Santa María, don José Fernández Ramos... La biblioteca municipal Federico Vahey, inaugurada en 1949, cuenta con 4.000 volúmenes y durante el año de 1955 llegó a contar con 12.000 lectores. Nace el periódico Vélez, que se vende a una peseta y se publica los sábados. 

En la calle Cristo, la Casa Tomás alquila bicicletas para solaz de quienes desean pasear y degustar los sabores de la excursión en grupo. El hormigón va cubriendo poco a poco las calles veleñas. 

Por lo que respecta al mundo cofrade es consiliario de la Agrupación de Cofradías el Rvdo. don José Ariza González, y presidente don Antonio Bellido Salido. El resto de los cargos lo ocupan, vicepresidente José Belda Salto, secretario José Guerrero Alcausa, vicesecretario Rafael Mesa Valle, tesorero Juan Acosta Nadales e interventor Antonio Gómez Martel.

En cuanto al deporte, el equipo veleño de balonvolea de la sección femenina marcha a Málaga a participar en los campeonatos provinciales. Al frente del mismo marcha su entrenador Santiago Judas. En 1955 las veleñas quedan campeonas, y seleccionadas, por tanto, para jugar la final en Madrid durante el mes de marzo. El equipo lo integraban las señoritas Isabel Méndez, Teresa Puertas, Adela Casquero, Encarna Ramos, Maruja Farelo y Marisa Judas.

En la Plaza de Toros, a las cuatro de la tarde del domingo 25, día de Navidad, de 1955, patrocinado por la Sociedad Recreativa ‘La Peña’, un original y ‘espeluznante’ partido de fútbol durante el cual interviene, por primera vez en la plaza, el novillo ‘Evitagoles Baila’, de la ganadería de Pablo Ramírez. El objeto es recaudar fondos para la Cabalgata de Reyes y reparto de juguetes a niños necesitados. Todo un éxito, a pesar de los revolcones que provoca el astado.
Entre los típicos referentes que recuerdan a todos que estamos en Navidad, destacan los adornos de escaparates, la aparición de los juguetes en las tiendas... La Catalana y Almacenes Carrión, en la Calle Fina. Son el comienzo de la caminata obligada, que pasa por Gabriel Ramos, Escaño, Felipe Rueda, El Río de la Plata... Hacia la Calle de las Tiendas. Allí, Muebles Valentín, Imprenta Corral, la Tienda del Espejo, Guillermo Téllez, y un largo etc., hasta la Plaza de la India. 

El día 26 de diciembre de aquel año, recorre la ciudad una pastoral ‘forastera’ (de Sedella)... Todavía quedan castañas en los asaderos de Carmelitas, Capuchinos, Plaza de España... y sus humos impregnan los aires veleños con olorosos y apetitosos reclamos.

¿Cómo recordarán en el futuro los veleños las Navidades de 2020? ¿Con qué pasión, emoción y detalles revivirán nuestra época? ¿Cómo serán entonces sus preocupaciones, prioridades y aconteceres? Quizás mejor no hacer futuro ficción…