Buscar
23:25h. domingo, 07 de marzo de 2021

Hace muchos años, la Obra Cultural de la Caja de Ahorros Provincial de Málaga publicaba una hermosísima obra de investigación del ilustre sacerdote agustino, el P. Andrés Llordén, con el apoyo del Con­sejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC),  titulada La Imprenta en Málaga. (Ensayo para una tipobibliografía mala­gueña). Dado que, por aquel entonces, nosotros, además de empleado de la Caja de Málaga, éramos estudiante de Historia, tuvimos la suerte de ser obsequiado con un ejemplar de la interesantísima obra, en dos tomos, e impreso en los Talleres Gráficos Urania, calle Mosquera 9, que, en esta ocasión, nos sirve de guía y principal fuente de información.

Desde los míticos Juan René y Claudio Bolan, que imprimen en Málaga a comienzo del siglo XVII, hasta los contemporáneos Carlos Scholz Cabello o la Imprenta Urania, el P. Llordén hace un recorrido exhaustivo sobre la producción impresa en la capital de la Costa del Sol. A partir de la página 325 del tomo II el ilustre autor incluye una serie de notas, que recoge tangencialmente mientras lleva a cabo el grueso de su trabajo, en las que informa sobre la imprenta en Antequera, Ronda, Vélez-Málaga...

Por lo que respecta a la imprenta veleña, el establecimiento más antiguo del que tenemos noticias es la llamada Imprenta Nieto, que, en 1841, imprimió una pieza teatral, en un acto, titulada ¡Una joven romántica! del escritor Francisco Lasso de la Vega, natural de Vélez-Málaga, según afirma el ilustre escritor malagueño don Narciso Díaz de Escobar, que le incluye en su obra Galería Literaria Malagueña

Tenemos noticias de que también se imprimió en la misma imprenta otra obra dramática del mismo autor titulada Matilde o las Cruzadas, un drama en ocho cuadros, que no hemos tenido la suerte de localizar.

Asimismo, en la Imprenta Nieto, aunque sin año impreso, se editó un librito de 67 páginas titulado Libro de urbanidad y cortesía para uso de las escuelas de primeras letras, del que era autor Antonio Cortés Moreno y del que nada más sabemos salvo su pequeño tamaño (161); y, en 1864, el folleto de doce páginas Parangón de las dos epidemias coléricas de 1834 y 1855, a tamaño cuartilla, y del que fue autor don Bernardo Muñoz Piquer.

La mencionada imprenta se hallaba ubicada, al parecer, en la Calle Alhóndiga, en los números 67 ó 69, en el mismo lugar donde se instalara más tarde la Imprenta Guerrero (luego Imprenta Imperio), que posteriormente se trasladaría a la calle Canalejas, donde cesó su actividad hace unos años.

En el número 47 de la calle de la Coronada vivió otro impresor veleño del pasado siglo, llamado Juan Fossati, del que sólo conocemos una octavilla fechada el 7 de abril de 1889, en la que el alcalde de Vélez, don José Fernández Moya, comunica a sus paisanos la muerte del diputado a Cortes don Luis de Rute Ciner, acaecida en Granada.

A finales del siglo aparece la Imprenta de Juan José García (hoy Imprenta Corral) que va a ser la gran imprenta de la comarca, y pieza clave para conocer la producción impresa de estas tierras, tanto de libros y folletos como de periódicos y proclamas. En ella aparece en sus comienzos un tipógrafo de apellido Fossati, probablemente des­cen­dien­te del que nos hemos referido anteriormente. Lo más antiguo que conocemos de su abundante producción es el folleto El impuesto de consumos. Necesidad de su reforma o supresión, que ve la luz en 1892 a tamaño cuartilla y con trece páginas, a lo que va a seguir, por curiosidad, dos años más tarde, el primer programa conocido de la Gran Feria Real y Festejos de Vélez-Málaga.

Las pequeñas historias de Vélez-Málaga y Nerja van a tener en esta imprenta un importante aliado. Por lo que respecta a Vélez, se van a imprimir en 1895 y 1896, respectivamente, dos obras del prolífico José María Villasclaras Rojas. Una, sobre el origen y fundación de Vélez, titulada Una página de crítica histórica, y otra sobre el Cerro de los Remedios, bajo el título de Reseña Histórica del Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, Patrona Excelsa de la Ciudad de Vélez-Málaga, ambas, joyas hoy, solamente un siglo después, de la historiografía local. Y por lo que respecta a Nerja, en esta imprenta se publican los dos primeros trabajos históricos conocidos, ambos también de un solo autor, don Alejandro Bueno García. El primero en 1899, de sesenta y cuatro páginas en octavo, titulado Apuntes históricos de Nerja, y el segundo, en 1907, de setenta páginas en octavo, titulado Reseña histórica de la Villa de Nerja.

Y aunque de esta imprenta habría muchísimo que contar, no queremos terminar sin hacer referencia a otra antigua imprenta veleña, indagada por nuestro querido amigo don Martín Galán, que fue la de Alfredo Navarro, instalada en la calle Piedad, hasta que desapareció en el año 1929. De ella destaca la curiosidad de que era un negocio mitad imprenta y mitad sombrerería, en el que, mientras una hija de don Alfredo se ocupaba de las labores tipográficas, él se encantaba fabricando gorras y sombreros. De esta imprenta tenemos constancia de una hoja impresa, probablemente en 1914, tamaño folio con Bonitos versos y guajiras dedicados a Vélez-Málaga firmados por Francisco Ríos, consistentes en doce décimas dedicadas al político republicano don Hermenegildo Giner de los Ríos, entonces diputado a Cortes por el distrito de Vélez-Málaga.