22:14h. Jueves, 09 de abril de 2020

El Pleno propondrá la imposición de la Medalla de Oro de Vélez-Málaga a la Virgen del Carmen de Torre del Mar

Una propuesta impulsada por Jesús Pérez Atencia, primer teniente de alcalde de Vélez-Málaga y teniente de alcalde de Torre del Mar, en la Junta de Gobierno Local. Atencia, espera que el Pleno “dé conformidad a una propuesta que tiene como fin el reconocimiento de la devoción que profesa el pueblo de Torre del Mar a su Santísima Virgen el Carmen”.

xxx
xxx

El primer teniente de alcalde de Vélez-Málaga y teniente de alcalde de Torre del Mar, Jesús Pérez Atencia, propuso en la Junta de Gobierno Local la imposición de la Medalla de Oro de la Ciudad de Vélez-Málaga a Nuestra Señora del Carmen de Torre del Mar. Atencia, impulsor del expediente para esta imposición, espera que el pleno “dé conformidad a una propuesta que tiene como fin el reconocimiento de la devoción que profesa el pueblo de Torre del Mar a su Santísima Virgen el Carmen”.

El edil informó que “creemos justo que la Virgen del Carmen de Torre del Mar, eje central de la devoción mariana de nuestro pueblo, reciba la Medalla de Oro de la Ciudad. Un título que reconocería, indudablemente, ese fervor popular que cuenta con amplios testimonios documentales desde principios del siglo XX, ya en el nuevo templo decimonónico. Lo hace con una de las fotografías que tomó del interior de la iglesia el fotógrafo Lucien Roisin Besnard, donde podemos verla dispuesta sobre un trono de carrete, colocado justo a los pies del altar al lado de la Epístola”.

Desde la Hermandad de la Virgen del Carmen y según palabras de su Hermano Mayor, Antonio Díaz Burrezo, señalan que “con la imposición de la Medalla de la Ciudad, se salda una deuda histórica de años de devoción intensa y constante, contraída por sus habitantes con esta advocación Carmelitana de Santa María Virgen, coronándose en su Imagen la humildad de los hombres y mujeres del mar. Sin lugar a dudas, Nuestra Señora del Carmen ostenta el patronato moral y devocional para miles de personas que se acogen a su intercesión cada día, especialmente en cuantos lugares bañan las aguas del mar a lo largo y ancho del litoral, pero también, su devoción y fervor llega hasta lugares más recónditos de tierras del interior, sabedores de su buen hacer desde tiempos inmemoriales”.