20:53h. Sábado, 25 de Mayo de 2019

Rafael Yus: “La sostenibilidad es clave para la calidad del destino turístico”

Entrevista al coordinador de GENA-Ecologistas en Acción con motivo de la publicación de su nuevo libro Tu­ris­mo, mercantilización y desnaturalización del litoral de la Axarquía.

Rafael Yus y José Marcelo
Rafael Yus y José Marcelo

PREGUNTA.- ¿Qué finalidad tiene  GENA, que usted coordina?    

RESPUESTA.- Como indica el nombre, la principal finalidad es el estudio de la naturaleza de la comarca de la Axarquía, desde los puntos de vista geológico, biológico, paisajístico y etnográfico, ponerlos en valor y, en su caso, defenderlos ante las graves amenazas que suelen acechar las actividades hu­manas en el territorio.      

P.- Habéis publicado el libro Tu­ris­mo, mercantilización y desnaturalización del litoral de la Axarquía, que es un estudio detallado sobre los efectos que la actividad económica ha producido en la vida social y en el medio am­biente de nuestra comarca. ¿Cuáles son los efectos más negativos que se han da­do en estas últimas décadas? 

R.- A partir del boom del turismo, en los años 60, toda la actividad económica de la comarca se ha concentrado en el litoral; manifestándose una excesiva densidad de edificación de apartamentos, con muy escasa actividad turística, si, propiamente, hablamos de calidad. Esto ha traído como consecuencia la pérdida de muchos valores naturales, es decir su desnaturalización. Esta incidencia no se ha dado en los pueblos del interior de la Axarquía, pero sí ha habido una despoblación y un abandono de los cultivos tradicionales.

P.- ¿Cuáles son esos valores? 

R.- El litoral de la Axarquía tiene valores geológicos, biológicos, paisajísticos y patrimoniales. Biológicos como los acantilados, los restos de dunas y los pequeños deltas. Biológicos como co­munidades de seres vivos, de plantas y animales, tanto terrestres como marinos, exclusivos de este litoral; ejemplo de ello la siempreviva malagueña. Paisajísticos, como el Peñón de Al­ma­ya­te. Patrimoniales, como la antigua línea defensiva formada por torres vigías...

P.- Hábleme del concepto ‘paisaje cultural’ al que hace mención el libro. 

R.- El paisaje cultural es el resultado de la transformación de un paisaje na­tural primigenio, mediante la actividad humana durante siglos. En la Axarquía, este paisaje cultural es especialmente llamativo y singular, formado por los cultivos de ladera y sus típicas terrazas con balates. Otros paisajes generados, como la conurbación del litoral, que, como observamos, se agrupan núcleos urbanos unidos por sus márgenes, pero no consiguen constituir un paisaje atractivo, porque la actividad económica incide negativamente sobre él, y el efecto que produce es el contrario, destruye el valor del paisaje litoral marítimo-terrestre.

P.- ¿En qué estado de conservación está el legado histórico del litoral de la Axarquía?   

R.- Están los restos fenicios, que es una parte importante de nuestro legado histórico,  los cuales han sido investigados y luego sepultados para evitar su deterioro, pero lo adecuado sería desenterrarlos y protegerlos para que se conviertan en un recurso cultural importantísimo. Además, están las fortificaciones defensivas del litoral, formadas por fuertes, castillos y torres vigías, cuyo estado de conservación es, en general, bueno, pero muchos están en propiedades privadas o con escaso espacio libre a su alrededor. Es necesario que se actúe con una política de  conservación  y protección, bajo el control de las instituciones públicas.  

P.- ¿Qué medidas de actuación socio- políticas son las que ustedes proponen, como miembros de GENA, para evitar el deterioro de los valores naturales, paisajísticos, así como la conservación del legado histórico? 

R.- Se necesita una visión política que admita los valores naturales del litoral, como son sus dunas. Para ello hay que cambiar la forma de gestionar, no obsesionarse por la limpieza de las playas hasta el punto de destruir todo rastro de vida en ellas y, sobre todo conservar las pocas dunas que quedan y un plan para reconstruir las que han desaparecido por una mala gestión.

P.- Se habla, actualmente, mucho de turismo sostenible. ¿Qué medidas son necesarias para llevarlo a cabo, para que se dé ese equilibrio entre el bienestar económico-social que produce el turismo y el mantenimiento del medio ambiente? 

R.- La sostenibilidad es clave para el mantenimiento de la calidad del destino turístico. Una vez que se sobrepasa la densidad de edificaciones y de población de habitantes, se producen efectos negativos que deterioran el medio natural, esto da lugar a resentirse la calidad de la oferta turística. Para ello, habría que gestionar mejor el litoral con estrategias de gestión integral. 

P.- Es un hecho incuestionable que asistimos a un cambio global del clima del planeta. ¿Actualmente cómo está afectando el cambio climático al litoral de la Axarquía, y qué cambios bruscos se pueden producir en un futuro próximo, si no hay una urgente solución? 

R.- Los cambios no serán bruscos, pe­ro sí progresivos y, llegado un momento, catastróficos e irreversibles a escala humana. En el litoral, la principal amenaza es la elevación del nivel del mar por el deshielo, y esto significa que a partir del 2050, según los pronósticos, gran parte de las playas se irán perdiendo por la erosión marina, y no habrá forma de solucionarlo. 

P.- Otro tema, del que habla el libro, es el impacto ambiental de contaminación que padece el litoral. ¿Qué medios se pueden poner en funcionamiento para paliar los efectos que producen? 

R.- El mar ha sido tradicionalmente la cloaca donde han ido a parar todos nuestros desechos. En la actualidad, este problema está algo más controlado, pues ya no se vierten aguas residuales sin depurar. El caso de Nerja es una lamentable excepción que pronto terminará. Pero todavía se vierten al mar enormes cantidades de residuos sólidos, principalmente plásticos, así como microplásticos, cremas solares, los vertidos de los barcos y las mareas negras etc., que dañan considerablemente el medio natural marino.