Buscar
12:24h. miércoles, 15 de julio de 2020

Carlos Cardona: “Villa Mercedes se mantiene únicamente con lo que aportan sus propietarios”

Entrevista de José Marcelo al autor de Villa Mercedes en la leyenda del tiempo’
Cardona y Marcelo
Cardona y Marcelo

Carlos Cardona Navajas es Arquitecto Técnico y Graduado en Edificación por la Universidad de Granada, de donde es natural. Su vinculación con Villa Mercedes es familiar, ya que es  bisnieto de los promotores de su construcción y primeros propietarios. Esta relación ha sido la motivación para elegirla como tema de su primer trabajo de investigación. Cuyo trabajo es publicado en el libro que se muestra en esta exposicióm, que se presenta en la Sala de Información y Turismo de Torre del Mar desde 06 de marzo al 12 de abril.

PREGUNTA.-  ¿Con qué dificultades se ha encontrado usted para realizar el trabajo de investigación sobre Villa Mercedes?

RESPUESTA.-  Como cualquier investigación, creo que lo más complejo es conseguir rescatar documentación relevante relacionada al objeto de cada trabajo. Es necesario tocar muchas puertas e indagar sobre cualquier pista, aunque con ella no llegues a ninguna parte. Ahora bien, la satisfacción al conseguir un documento histórico relevante es directamente proporcional al esfuerzo empleado en encontrarlo.

P.- Villa Mercedes es como una huella histórica que ha sobrevivido al tiempo, a los intereses especuladores de la construcción. Háblame de ello. ¿Cuáles han sido las razones de su supervivencia?

R.- El que tiene el libro entre sus manos, aunque sea de contenido principalmente técnico, se responderá a esa pregunta de manera inmediata al leer las líneas que en el prólogo se dedican al respecto. Creo que, a veces, ocurren sucesos que marcan a una familia de por vida y que son muy difíciles de superar. Pero cuando dicha familia se mantiene unida y es capaz de levantarse, ese vínculo se vuelve muy fuerte. Villa Mercedes ha sido el escenario en el que se forjó esta unión, y permanece en pie juntando su familia cada verano después de casi nueve décadas. 

P.-  Hábleme de la importancia arquitectónica  e histórica del edificio Villa Mercedes. ¿En qué época fue construida y a qué estilo pertenece?

R.-  Villa Mercedes se proyecta y construye entre los años 1931 y 1932, época en la que la arquitectura española aún mostraba su afán en la búsqueda de un estilo nacional que la reconociese. Todo ello surgió a raíz de la Exposición Universal de París de 1900 y derivaría en la formación de estilos regionalistas que, dando por agotados la revisión de los grandes estilos clásicos, comenzaban a ceñirse más hacia una arquitectura que se relacionase con el propio paisaje y la historia local. Villa Mercedes se corresponde con el estilo regionalista andaluz, cuya consolidación emerge del concurso sobre reformas de fachadas de estilo sevillano convocado por el Ayuntamiento hispalense en 1912. Este estilo se desvanecería por completo a los pocos años de la construcción de Villa Mercedes, dejándola como uno de los últimos testimonios de dicha arquitectura que quedan en pie en esta localidad. 

P.- Villa Mercedes es incluido en el PGOU/96 como edificio arquitectónico protegido. ¿Qué supone esta medida de responsabilidad para los propietarios? 

R.-  El deber de conservación y rehabilitación en bienes inmuebles viene reflejado en la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía, donde los propietarios son los responsables únicos de dicho deber. Por otro lado, estaría el nivel de protección arquitectónica establecido para Villa Mercedes y su parcela anexa, cuyos condicionantes urbanísticos limitan las actuaciones sobre el edificio a obras que se destinen a la conservación o recuperación de la fisonomía original del mismo, dando la posibilidad de modificar espacios interiores siempre que dichas actuaciones no afecten a la envolvente exterior y sus remates.

P.-  ¿Qué interés tiene la administración sobre Villa Mercedes? 

R.-  Desde mi punto de vista, entiendo que el interés principal es el de que se mantenga en uso y en las mejores condiciones posibles de conservación. En el caso de que el uso desapareciera afectando a la conservación del edificio, el interés sería el que cualquier administración tiene sobre un bien patrimonializable que sea de propiedad privada, intentar conseguirlo por el menor coste posible y recuperarlo para un uso público.

P.- ¿Qué  intervenciones hay que realizar para su conservación? 

R.-  En sus casi noventa años de antigüedad, el edificio ha estado en constante uso, aunque no fuera consecutivo y, aparte de la remodelación interior que tiene en los años sesenta, ha sido objeto de mantenimiento periódico. Esta situación, adherida a la calidad de la edificación de modernas técnicas constructivas en su época, lo mantiene a día de hoy en buen estado de conservación. No obstante, de cara a una intervención de mejora de mayor envergadura, Villa Mercedes mejoraría con la restauración de los revestimientos de su envolvente y el saneado y protección de sus ornamentadas cerrajerías, sin embargo, ¿qué sentido tendría restaurar unos revestimientos sin actuar previamente sobre los causantes de sus lesiones? Estaríamos hablando ya de actuaciones más intrusivas sobre las que poder consolidar posibles asientos diferenciales en sus elementos portantes, resolver las presumibles filtraciones debidas a la red enterrada de saneamiento y/o bloquear la humedad que el edificio absorbe del terreno por capilaridad.    

P.- ¿Sobre quién o quiénes recaen los gastos de conservación del edificio, sólo de los propietarios o hay ayuda de la administración? 

R.- Villa Mercedes se mantiene únicamente con la aportación de sus propietarios. La administración local ha ordenado varias veces la ejecución de diversas actuaciones de mantenimiento, pero nunca ha aportado nada para ellas.

P.- La familia de propietarios de Villa Mercedes la ha utilizado, tradicionalmente, como descanso vacacional. ¿Actual­mente, hay alguna propuesta de nuevo uso por parte de los propietarios o la administración? 

R.-  Por ahora no. Aunque en mi trabajo de investigación me aventurase en realizar una simulación con una propuesta de reconversión de Villa Mercedes hacia un nuevo cometido que fuera técnicamente viable, Villa Mercedes hoy en día mantiene el mismo cometido original de seguir acogiendo y reuniendo a la familia propietaria.       

P.- El libro es una joya por la calidad del trabajo, pero he observado a un autor amante de la historia, muy preocupado por la incidencia ambiental y económica. ¿Como arquitecto técnico, qué mejoras propondría usted para Torre del Mar?

R.- Más que como arquitecto técnico, me gustaría aprovechar para dar mi opinión como residente. Aunque granadino de nacimiento, he residido en la provincia durante los últimos 9 años, muchos de los cuales han sido en este pueblo. 

» Creo que el avance que ha tenido Torre del Mar en estos años no tiene precedentes. El trabajo realizado en el paseo marítimo, junto con unas playas repletas de equipamientos y servicios para uso y disfrute durante todo el año, han llenado de vida sus inviernos. Veo también muy acertada la idea de peatonalización del centro urbano, mejorando así la vida de sus residentes que cambian el ruido del tráfico por el sonido de sus paseantes, haciendo sus calles más sociales y atractivas al turista lo cual fomenta el consumo en los comercios locales.

» Sin embargo, animaría a la administración a seguir apostando por la recuperación y puesta en valor de los edificios y demás elementos singulares que aún quedan en pie, tales como la Casa de la Viña, el Cortijo de Giner, las murallas del fuerte de la Torre, etc., impidiendo así su continua degradación. En cuanto a Villa Mercedes, al ver la foto incluida en su ficha perteneciente al catálogo de bienes protegidos de la provincia, me es inevitable puntualizar sobre el efecto negativo que produce el elemento ‘apergolado’ del paseo, presuntamente decorativo, sobre la visual exterior del edificio. Considero que contradice los aspectos fundamentales en los que se basa dicha protección.

» Por otro lado, noto cierto distanciamiento con respecto la vegetación y forestación en las nuevas actuaciones llevadas a cabo, ya sea en las remodelaciones de rotondas alicatadas por completo con gresite o en la falta de vegetación de sombra en dichas calles peatonalizadas. 

» Debemos poner la vista hacia poblaciones más sostenibles y priorizar en los beneficios que nos dan a la larga los elementos de sombra natural, más que el posible ahorro cortoplacista de evitar su mantenimiento. Tenemos un clima privilegiado que permite el crecimiento de la vegetación de una manera generosa, creo que debemos aprovecharlo para que el pueblo y su entorno se integren en la naturaleza en mayor medida. Esto no sólo genera calidad de vida, sino que puede llegar a ser un factor de crecimiento económico si se gestiona adecuadamente.