14:30h. Lunes, 30 de marzo de 2020

Reflexiones y aforismos de última hora

Del filósofo francés Deleuze dicen los que entienden que no respondió a los parámetros culturales del momento (años 60): que no era comunista y que no se psicoanalizó. ¿Cuáles serán los parámetros culturales del momento actual? ¿Cuál es ese imaginario colectivo cultural? ¿Cuáles los estereotipos y las guías con las que se reconocerá al sujeto cultural dentro de unas décadas?

***

Cómete la vergüenza; que el dolor no te detenga; una cápsula al día y libérate; no te pierdas ningún plan; pierde la cabeza; vive a lo loco; no pares; no descanses; siempre mejor; tenlo todo;  la mirada que importa es la tuya; no te lo puedes perder; ¿imaginas algo mejor que el oro? ...porque yo lo valgo. Tiempo happy.

(Algunos eslóganes de anuncios de la tele que apunté, anoche, durante el intermedio de una película… Sí, reconozco que soy un moralista)

***

Por instinto y por naturaleza, reniego del orgullo del ser y del estar. No me gusta la autosatisfacción en la que se regocijan los miembros de los distintos grupos, colectivos, partidos y facciones que componen nuestra sociedad. Ser y estar, pero en continua autorreflexión y autocrítica, en continuo autoanálisis. Nadie ha llegado a ninguna tierra prometida. Nadie debería estar encantado de haberse conocido. Ser y estar pero cuestionándose el ser y el estar a cada instante. Sólo así, sin encharcamientos, el agua no se pudre.

***

La literatura del siglo XX (quizá la de toda época) y las ciencias de la psique nos enseñaron que uno es muchos. En la España actual deberíamos todos tener claro que en cuestiones de ideología y de política somos, simultáneamente, muchos. Somos esquizofrénicos ideológicos. 

***

Por fin se han llevado esos siniestros mazacotes -con pretensiones de esculturas- que enlutaban algunas calles de Vélez-Málaga. Creo que hay algo peor que la falta de arte y de cultura: la cultura a granel.

***

A base de pequeños éxitos he ido construyendo mi fracaso.

Me faltan datos: en el móvil y en la vida.

En el infierno no hay más cera que la que arde.

Estoy desanimado, pero no soy un desalmado.

No soy un voraz lector, pero quizá sea un escritor veraz.

Híbrido kantiano/budista: las cosas como somos.

Ya no soy el que era, aunque quien era tampoco era quien realmente soy, pero tampoco el que soy es el que es.

Me posiciono: no tomo postura.