10:45h. Sábado, 22 de Septiembre de 2018

'El Cuervo', el regreso de una serie de culto

Artículo de Ramón Pérez

The Crow fue todo un fenómeno underground desde su aparición en 1989, convirtiéndose en un sorprendente éxito para un cómic publicado de forma seriada desde una pequeña editorial independiente. Hoy sigue siendo un clásico. Un relato sencillo, lineal, de desenlace más que previsible, con una historia de venganza como trasfondo. Eric ha perdido el amor de su vida, Sherri, y sabe quiénes son los culpables. Y lo sabe porque también son los responsables de haberle asesinado a él. Eric es un espíritu de venganza, un hombre muerto animado únicamente por la fuerza del odio y el afán de justicia. Capítulo a capítulo, presenciaremos cómo los asesinos son eliminados por la implacable y sangrienta justicia de El Cuervo a la vez que los recuerdos de Eric nos revelarán cómo y por qué perdió a su amada.

Tan sencillo como eso. La historia no tiene más. Y, entonces, ¿qué es lo que hace tan especial a The Crow? ¿Qué convirtió a este cómic decididamente underground publicado en 1989 en un éxito de ventas? ¿Qué hizo que poco después se realizara una adaptación cinematográfica de igual éxito? Es difícil encontrar una única respuesta. Quizá su virtud esencial es, justamente, la ya citada: su simplicidad. Hay una potencia indiscutible en esta historia de venganza trazada con tanta crudeza. Los culpables caerán uno a uno, sin dudas, sin momentos de debilidad. El Cuervo es imparable, implacable, invencible; el destino de los asesinos de Sherri está grabado en piedra. Y es que, ¿no esperamos todos en realidad que los culpables sean castigados con una pena acorde a su falta? Pero también por lo poético. A pesar de la brutalidad, la violencia y la sangre, The Crow está cargado de una indudable poesía. No son solo las constantes citas y poemas de Rimbaud o Baudelaire (o Poe: ¿No decía siempre su cuervo “Nunca más”, refiriéndose a la muerte de su amada?), o la enigmática manera de hablar del protagonista. Su simple presencia, a medio camino entre payaso trágico y cantante de rock gótico, invoca directamente la tristeza sin límites, la soledad infinita. Eric es un espíritu de la venganza, brutal, inmisericorde, pero a la vez, arde en su interior una inagotable melancolía con la que solo podemos sentirnos identificados. 

The Crow marcó una época. Y no solo por el estreno de la adaptación cinematográfica con tragedia incluida. O’Barr, el creador,  plasmó toda la rabia y pena de una tragedia personal, su esposa falleció atropellada por un borracho, en esta obra oscura e íntima en la que un joven regresa de entre los muertos para vengar el asesinato de la mujer que ama. Una historia violenta y emocional que se trasladó a la gran pantalla en 1994 en una película también marcada por la tragedia: la muerte accidental del actor protagonista, Brandon Lee, hijo del gran Bruce Lee, en pleno rodaje.

Por eso, Norma Editorial recupera este clásico absoluto en una cuidada edición en cartoné tras largos años en los que la obra ha permanecido ausente de las estanterías de nuestras librerías. El regreso de una obra de culto siempre es una buena noticia.