sábado, 02 de julio de 2022 07:26h.

¿Qué debería hacer (o haber hecho) el Gobierno ante el desafío separatista catalán?

Manuel Gutiérrez (PP Vélez).-  El Gobierno ha actuado correctamente. El problema es que dos no se entienden si uno no quiere. Se debe respetar el sentir de mayoritario de los catalanes, que es seguir siendo España en vez de lo que una minoria ruidosa quiere imponer.

Antonio Yuste (PSOE Almáchar).- El Gobierno del PP ha estado instalado en el inmovilismo mientras que los independentistas emprendían un camino que solo lleva al precipicio. Hay que buscar una solución desde el diálogo, la negociación y el pacto.

Alicia Pérez (IU Vélez).-  Si para el gobierno es un des-afío (pérdida de fiabilidad) es porque durante años la partitocracia ha usado el sentimiento nacionalista como moneda de cambio para ocupar poder. El único desafío que entiendo es la creación de una sociedad justa. Corresponsabilidad de gobiernos honestos y ciudadanos comprometidos.

Daniela Tonetti (Directora comercial).- La política es el arte la necociación, el diálogo y el entendimiento. No se debería haber llegado nunca a esto, que viene de lejos, pero con sentido común y responsabilidad siempre será posible reconducirlo.

Jesús Aranda (Músico y profesor).- Es fundamental reconstruir el proyecto común español entre TODOS. El Gobierno tiene que tomar la iniciativa y abandonar maximalismos ideológicos y legales. Son tiempos de reformas, diálogo político, unión y (r)evolución; no caer en la política de bandos e intentar reenganchar a la mayoría de catalanes.

Jesús Pastor (Empresario).- Un ejemplo más de que las autonomías son un cáncer. Nunca debió transferirse Educación. Aunque debe abrirse los ojos a todos los catalanes, pues los separatistas hacen mucho ruido, pero son minoría.

Elena Aguilar (C’s Rincón de la V.).-  Echamos en falta en el Gobierno de Mariano Rajoy un proyecto alternativo para Cataluña, el gobierno cuenta con nuestro apoyo para que se cumpla la Ley. Para Ciudadanos, lo que realmente importa es recuperar un proyecto común español sin complejos, patriótico, civil y con valores constitucionales.