Buscar
07:24h. martes, 01 de diciembre de 2020
Poema de Luisa Ruiz

Dos iris para ver la vida,
dos oídos para oír tu voz,
dos labios ahora sin besos,
para vivir un corazón.

Dos brazos que al abrazar fuerte
hacen de dos, un corazón,
igual que fuerte crece la yedra
y presa del muro sube al balcón.

Dos manos contacto suave
que hablan mil veces sin tener voz,
son las que al niño curan heridas
y a los mayores dan protección.

Dos pies que juntos abren caminos
con paso firme cual vencedor
y van dejando detrás la huella
recuerdo impreso de quien pasó.

Mil veces hay que dar las gracias
por ser del mundo la perfección.
Somos los hombres la mayor obra
que sin modelo creara Dios.