08:46h. Jueves, 14 de noviembre de 2019

Naturaleza viva, Naturaleza muerta

Poema de Luisa Ruiz

Esta vida es ¡increíble!
Si lo pensamos despacio,
nos da todo lo que tiene
sin pedirnos nada a cambio.
Es una suerte vivirla
y es un placer disfrutarlo.

Ver las aves que jugando
andan buscando pareja,
y que libres por el aire
con sus trinos nos despiertan.
Espectáculo que anuncia
que llega la primavera.

Bosques que nos dan cada día
el oxígeno que queda
antes que la mano del hombre
en cenizas lo convierta.
Solo respetando el monte
tendremos la recompensa.

Llueve del cielo salud,
manantiales de agua fresca,
ríos que cruzan el campo
llevando vida en sus venas, 
 corriendo desde la cima 
hasta la mar que le espera.

La mar, que cuando luce serena,
es un espejo de agua
donde a la luna de noche
le gusta verse la cara
y junto a su luz, brillando,
miles de estrellas saladas.

El sol, la luz, los colores, 
las flores en primavera,
cielo, tierra, aire, mar,
todo eso es “naturaleza”
la fuente de donde beben
los pintores y poetas

Pero… estamos asistiendo
a la muerte del planeta
cuando la mano del hombre
con su imprudencia convierta:
la naturaleza viva
en naturaleza muerta.