Buscar
16:00h. martes, 13 de abril de 2021

La otra realidad, la virtual

Columna de José Marcelo

“El reino del sueño estaba gobernado por una reina maga llamada Fantasía, a ella le servía yo, Morfeo, ofreciéndole mi sabiduría y mis artes. Os confieso que me enamoré profundamente de su personalidad”.

Este párrafo que pertenece a la Historia de Morfeo, donde el poeta nos habla del reino del sueño,  de Fantasía y de Morfeo, nos acerca, de algún modo, a comprender el concepto de esa otra realidad, la virtual. Porque, al parecer, lo virtual ha existido siempre con una entidad propia, aquella que todo lo hace posible. Quien  lo hace efectivo y presente  creando las cosas ha sido Imaginación, hijo de Fantasía y Morfeo. “Y la Imaginación habitó en el ser humano”.

La imaginación del ser humano ha hecho posible que se hagan realidad conceptos de ciencia ficción como ciberespacio y simulación, que unidos al diseño tridimensional fue el invento del ordenador. El desarrollo de la tecnología  y la implantación de las redes de internet han posibilitado esa realidad virtual, la cual ha venido para quedarse y ampliar futuros horizontes. 

El asunto es preguntarse cómo las nuevas tecnologías de la comunicación están afectando a la relación humana y, de manera tan acelerada, cambiando nuestras vidas. El cambio más importante es vernos inmersos en esa otra realidad, la virtual, la cual utilizamos, pero que desconocemos totalmente. El problema radica no sólo en el cambio de la relación humana, sino también en nuestra falta de preparación y formación. Cuya formación es muy necesaria, primero, para hacer un buen uso de ella, y, segundo, para ser consciente del poder que ejerce. Lo cierto es que, ahora, está en sus inicios. 

La realidad virtual supone el comienzo de una nueva era, la cual nos está exigiendo adaptarnos en un periodo corto de tiempo; siendo esta exigencia el mayor problema al que tiene que enfrentarse el ser humano. Quien, hasta ahora, estaba sólo apegado a la tierra, a palpar con los cinco sentidos los elementos de la naturaleza. Los cambios serán tan bruscos, e incluso diría con efectos tan violentos, que supondrá una total transformación de la vida humana  y de la concepción de persona. Porque en este mundo global  de la comunicación, donde lo virtual está presente, todos somos  protagonistas porque actuamos como seres virtuales. Porque  dialogaremos con la Inteligencia Artificial como si fuese nuestro vecino más cercano y afectivo, a quien  le servimos y nos sirve.  Otro cambio importante que se produce es la concepción del tiempo, porque el pasado ya no puede ser tomado como referencia para construir el futuro, pues los cambios se suceden de manera intempestiva y súbita.

La inmersión en este sueño sobre la realidad virtual tiene sus ventajas e inconvenientes, y hay autores que hablan a favor,  y otros que la cuestionan. Las ventajas se dan en aplicaciones para la comunicación, la medicina, la arquitectura, el aprendizaje, la industria, la aeronáutica, lo militar... Pero hay también desventajas como la pérdida de identidad de la persona, perder la pertenencia a un mundo real y natural, así como no vivir una auténtica relación humana. El problema más grave sería que el sueño se convierta en una pesadilla y quedarse atrapado. Para librarse de tal peligro es necesario conocer la realidad virtual y adaptarla a nuestra realidad.