Buscar
06:00h. sábado, 06 de marzo de 2021
Editorial de Noticias 24

Un año ya desde que los avisos desde China explotaran en Italia y se fuera expandiendo sin control alguno por toda Europa, con especial repercusión en España, pues las medidas excepcionales de confinamiento, estado de alarma y cierre de toda actividad no esencial que decretó el Gobierno hundió económicamente al país sin que sirviera para nada, vistos los tres millones de casos de covid y decenas de miles de fallecidos. Curiosamente, un año después, se siguen tomando las mismas medidas restrictivas, especialmente sobre sectores tan castigados como el comercio y la hostelería, sin que haya ayudas que palien el desastre ni ninguna otra idea. Si a eso le sumamos que en unas partes se multa a quien saca al perro a las 11 de la noche y en otras se pueden ir incluso a mítines políticos, el hartazgo y confusión del ciudadano cada vez es más ostensible.

Desde el “España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado”, de Fernando Simón, ha pasado un año complejo, duro y lleno de una incertidumbre que sigue en 2021 y, sin embargo, las manifestaciones más mediáticas y violentas han sido en las elecciones catalanas y por meter en la cárcel a un rapero por varios delitos.