Buscar
23:00h. miércoles, 30 de septiembre de 2020
Editorial de Noticias 24

Lo único positivo de la crisis económica que está arrasando a España y que se notará más en cuanto acabe la temporada veraniega, es que no es una crisis de liquidez, como la anterior, y la Unión Europea ha tomado cartas en el asunto endeudándose por primera vez en su Historia.

Pero, una vez más, como en 2008, serán los ayuntamientos, como administración más cercana al ciudadano, los que deberán enfrentarse al aluvión de desempleados que van a salir a las calles.

Lo curioso del caso es que en España siempre hay dinero para todo lo que sea políticamente correcto, pero poco o ninguno para hacer crecer al país. Por poner un ejemplo, la comarca de la Axarquía tiene, además de la fuente económica del turismo, la gallina de los huevos de oro de los frutos subtropicales, que podrían suponer un alivio a la economía cuando, por las circunstancias, el turismo flojease. Pero no hay la suficiente agua para seguir plantando, y tampoco se ha llevado a cabo ningún plan para proveer de más agua a estas tierras.

Hay que plantearse de una vez que los ciudadanos merecen algo más que subsidios o ayudas al desempleo. Merecen que una tierra como la nuestra encuentre políticos a la altura que sepan explotar con inteligencia los recursos de los que disponemos