Buscar
10:23h. sábado, 08 de agosto de 2020

Editorial de Noticias 24

Por fin ha llovido, aunque sea un día solo. Ha caído agua con la suficiente intensidad como para aliviar nuestros campos y las cada vez más escasas reservas de agua. Sin embargo, aunque se prevé que va a ser un un otoño/invierno de lluvias, este alivio temporal no quita la cruda realidad: la Axarquía tiene campos de golf, una creciente población y unos campos que van abandonando el secano para sembrar árboles tropicales. Todo ello necesita de agua; agua que no tenemos. 
Sin embargo, como pasó con las viviendas en los campos durante el boom de la construcción, las administraciones han reaccionado muy tarde. 

La Axarquía ya no puede seguir subsistiendo con el agua que la naturaleza decida regalarle: nuestros mandatarios deben encontrar soluciones con premura o nos abocamos a una etapa de privaciones en los que la población sufrirá restricciones y la economía agrícola de la comarca se verá seriamente dañada.