21:53h. Domingo, 15 de diciembre de 2019

Del revival necesario

Artículo de Antonio Jiménez

Están las cofradías, el flamenco, la arqueología, Cervantes, el CAC, con sus museos, salas o peñas, pero también está a la vista que en Vélez hemos perdido el ambiente cultural. Antes, entre la gente, al menos se sentía su ruido por la palabra y en los papeles. Hoy, a excepción de la Semana Santa y la gastronomía, ¡y los amigos de Joaquín!, estamos como escondidos en nuestras casas, cada cual recontando sus dineros. Definitivamente, la comunicación cultural local se ha evaporado. Y en la comarcal, a pesar de nuestra capitalidad axarqueña. Todo como muy tecnoburocrático.

Un mediodía cualquiera en la plaza de las Carmelitas, un joven pintor sevillano me manifestaba su interés por el arte en Vélez-Málaga; yo le respondí enumerándole nuestras salas de exposiciones. Recuerdo que me cortó en seco: “Vale, pero yo me refiero a algún sitio donde poder charlar de pintura”. Me quedé aturdido. Solo alcancé a confesarle que aquello que había venido siendo históricamente nuestro motor cultural, la pintura y su debate en la plaza pública, se nos había esfumado como por ensalmo...        

Y si ‘la pintura veleña’ (recordemos lo de María Zambrano sobre ‘el hecho extraordinario’ de nuestra pintura) ha venido siendo el referente cultural que, a modo de ‘tirón’ de los demás saberes, conformó aquel grato ambiente cultural, nuestras autoridades deberían tomar nota. Por fortuna, hoy, Vélez dispone de ese referente del que tirar para mejorarnos: un céntrico ‘lugar de encuentro’ dedicado a nuestra pintura, donde la vecindad y los artistas, entre obras expuestas, puedan conversar de arte y humanidades. 

Y con su tirón, ¡duros a medios!, nos llegará el revival de aquella identidad culta y tertuliana que tanto marcó Vélez-Málaga.