05:32h. Viernes, 22 de noviembre de 2019

La Policía Nacional detiene a un menor tras gastarse 5.000 euros con el uso fraudulento de tarjetas bancarias

Tres ciudadanos, dos en A Coruña y un tercero en Valencia, denunciaron cargos fraudulentos en sus respectivas tarjetas bancarias; las compras realizadas, a través de las tarjetas de las víctimas, llevaron hasta Málaga como punto de recogida

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a un menor, de 16 años, por estafar supuestamente 5.000 euros a  unos ciudadanos con cargos fraudulentos a sus tarjetas bancarias.

Origen de la investigación

Tres ciudadanos, dos en A Coruña y uno en Carlet (Valencia), denunciaron cargos fraudulentos en sus tarjetas bancarias, desconociendo quien estaría detrás y significando que no habían perdido de vistas las mismas.

Entre los tres casos denunciados los agentes sumaron más de una treintena de cargos no autorizados por los titulares de las tarjetas bancarias, siendo la suma total defraudada de unos 5.000 euros.

Continuando con las pesquisas, y tras un arduo rastreo de las operaciones fraudulentas, los agentes descubrieron que los cargos estaban relacionados con distintas compras de productos a recoger en Málaga.

Tras un operativo policial establecido al efecto, los agentes sorprendieron a un menor, de 16 años, cuando recibía un producto adquirido irregularmente a través de la tarjeta bancaria de uno de los perjudicados.

Los investigadores comprobaron, al identificar al sospechoso, cómo, entre sus efectos, figuraba una documentación cuyo contenido guardaba relación con una dirección de correo electrónico facilitada en compras en Internet.

Asimismo, el menor tenía tres teléfonos móviles de última generación, cuyas tarjetas SIM, concretamente dos líneas de telefonía, estaban vinculadas con las estafas. Según las indagaciones practicadas, el investigado podría haber obtenido los datos de las tarjetas de las víctimas por técnicas de phishing.

22 en menos de nueve horas

Según el historial de los cargos fraudulentos, el presunto responsable de las estafas habría cometido, en uno de los casos, hasta 22 compras en menos de nueve horas, llegando a gastar unos 2.500 euros en distintos comercios virtuales de ropa deportiva, electrónica, telefonía o ropa interior, entre otros.