09:47h. Sábado, 21 de Abril de 2018

¿Está a favor de implantar una renta básica universal?

Nuestros Siete Magníficos responden a la pregunta.

Manuel Gutiérrez (PP Vélez).-  Estamos hablando de una prestación económica que el Estado nos abonaría a todos los ciudadanos de manera incondicional por el mero hecho de serlo. Puede suponer la fórmula más eficaz para combatir la pobreza, garantizar la dignidad humana y crear sociedades más justas. Pero, ¿ todo esto quién lo paga?

Antonio Yuste (PSOE Almáchar).- Lo importante es el bienestar y la seguridad vital de las personas en peor situación y que la administraciones tengan herramientas, como el ingreso mínimo vital o la renta básica universal.

Alicia Pérez (IU Vélez).-  Absolutamente. Las sociedades en las que cada vez ahonda más la desigualdad material sufren tamaña frustración que les impide salir del bucle de la superviviencia material. Con ésta garantizada y la consiguiente desaparición de la pobreza, se liberará al ser humano hasta para conseguir realmente su horizonte de humanidad. 

Daniela Tonetti (Directora comercial).- Las sociedades progresan dependiendo de las facilidades que dé el Estado para ello, no repartiendo limosna. La ayuda del Estado para quien la necesite realmente.

Jesús Aranda (Músico y profesor).- Aunque puede liberar a los desempleados y gente sin recursos de una vida plagada de humillaciones y quitarles el miedo a una profunda miseria, es una respuesta extrema pero lógica a un modelo económico que no funciona y que necesita un cambio de enfoque: el mejor modo de protegerse de tales disfunciones es cambiando completamente el sistema.

Jesús Pastor (Empresario).- Claro que estoy a favor, pero el problema es  que no hay dinero para ello, y pido también que las pensiones suban y los impuestos bajen, y que todas las amas de casa cobren 1.000 € al mes y las madres solteras otros 1.000 € al mes... y colorin colorado… Tenemos una clase política nefasta que solo hace demagogia y engañar a los ciudadanos

Jose Pino (AndalucíaxSI).-  Estoy a favor de una renta básica universal que contemple la formación a cambio de esa renta, para que sea más fácil reinsertarse en la vida laboral, y que indirectamente consigamos ser cada día mejores en valores siendo la educación el arma más poderosa para cambiarlo todo.